Fotografía de Larga Exposición Diurna ¡Esa gran desconocida! Por DZoom

¡Hola! Seguro que habréis visto muchos artículos relacionados con la fotografía de larga exposición: amaneceres y atardeceres, hora azul, fotografía nocturna, Light Painting… Muchos grandes fotógrafos como Iván Sánchez (Fusky), Mario Rubio, etc… han hablado sobre estas disciplinas en muchas ocasiones.


En este caso también quiero hablaros de fotografía de larga exposición, aunque vista desde un punto de vista algo diferente… y sobre todo hecha a ¡horas totalmente diferentes! Y es que quiero presentaros la fotografía de Larga Exposición Diurna, o como a mí me gusta llamar, L.E.D.


¿L.E.D.? ¿Qué quieres decir con Larga Exposición Diurna?


Pues ni más ni menos que fotografías hechas durante el día, normalmente con un tiempo de exposición que puede ir desde un minuto o dos hasta más de quince o veinte (dependiendo de las condiciones que tengamos o del efecto que busquemos). Déjame que te hable un poco de ello para ponerte en situación.


Desde la revolución de la fotografía digital, los fotógrafos paisajistas y amantes del blanco y negro (un claro ejemplo es Joel Tjintjelaar, os recomiendo visitar su galería) han sido los que más se han interesado en desarrollar esta técnica. Se empezó a usar el término Daylight Long Exposure para referirse a ella, teniendo todas estas fotos elementos comunes: la inmensa mayoría en blanco y negro, cielos con estelas de nubes o mares totalmente en calma...


Lo que he hecho yo simplemente es adaptar el nombre al español (Larga Exposición Diurna, L.E.D.) para tener un término que poder utilizar al referirme a esta técnica en español. Pero…


…antes de continuar me gustaría intentar explicar la diferencia entre lo que considero una fotografía de larga exposición hecha de día, y el concepto de Larga Exposición Diurna sobre el que quiero hablaros en este artículo.


Por ejemplo, una foto hecha de día dentro de un bosque, en el que alarguemos la exposición para conseguir un efecto sedado en el agua de un río es, sin duda, una foto de larga exposición.


Sin embargo, en el estilo L.E.D. que os presento se intentan capturar imágenes con un cierto aire de irrealidad, de misticismo incluso podríamos decir. Se suelen realizar este tipo de fotos en un entorno urbano, y el elemento principal acostumbra a ser un elemento arquitectónico, como un edificio, un puente, un banco, etc. Elementos comunes aparentemente, pero que adquieren otra dimensión totalmente diferente siendo fotografiados con esta técnica.


A los "protagonistas" de las fotografías L.E.D. se les intenta dar relevancia (o como yo suelo decir, presencia) jugando principalmente con el contraste entre las luces y las sombras en las diferentes partes del elemento, y sobre todo va acompañado casi siempre con un cielo que suele tener estelas de nubes, captadas precisamente gracias a la larga exposición. Precisamente por esta larga exposición y por el tipo de fotografía, el elemento humano rara vez está presente.


Como os he comentado antes, el blanco y negro suele ser el procesado elegido, dado que se intenta jugar principalmente con la fuerza del contraste y los efectos consiguen mayor fuerza y dramatismo eliminando el color. De todos modos y por supuesto, hay excelentes fotos L.E.D. hechas en color donde se juega con los tonos.


Además de todo lo anterior, para conseguir un buen resultado final normalmente es necesario un procesado algo elaborado de la fotografía, aunque por supuesto la imagen debe ser atractiva desde el inicio. Como se suele decir, una mala fotografía no hay procesado que la arregle…


¿Qué otras diferencias hay respecto al resto de fotografías de larga exposición?


Aparte de lo que ya hemos comentado, una de las mayores diferencias está en el momento del día en el que se realizan este tipo de fotografías. O mejor dicho, en la importancia del momento en que se realizan. Y como en muchas ocasiones, lo mejor es explicarlo con un ejemplo.


Como ya sabemos, en la fotografía crepuscular buscamos captar esos momentos especiales del día como son los amaneceres o atardeceres, con esa luz tan característica y singular; en la hora azul también buscamos esos tonos azules tan determinados que sólo podemos inmortalizar en un espacio de tiempo determinado; y por supuesto no hace falta decir que para la fotografía nocturna ¡es necesario que sea de noche!


En cambio, en la fotografía de Larga Exposición Diurna, no existe un momento concreto del día ideal en que realizar las fotografías, sino que el momento "adecuado" dependerá del motivo a fotografiar, de la luz que necesitemos reciba dicho motivo. Y del mismo modo, no siempre nos hará falta que haga un Sol radiante, en ocasiones nos puede interesar un día nublado, o ¡incluso con niebla!


¿Qué necesitamos para realizar este tipo de fotografías?


Como os he comentado al principio, estas fotografías se caracterizan por tiempos de exposición bastante largos, de varios minutos. Por lo tanto, es imprescindible el uso de un trípode para este tipo de fotografías.


Por otro lado, al contrario que en la fotografía nocturna donde el tiempo de exposición nos lo determina la luz existente (luz de la Luna, luz que añadamos nosotros con linternas o flashes, etc…), de día tenemos que "pelearnos" con la fuente de luz más potente que existe, ¡el Sol! Ya os adelanto que en un día soleado, por más que cerremos el diafragma de nuestro objetivo o bajemos la sensibilidad ISO de nuestro sensor, apenas lograremos alargar nuestra exposición a un mísero segundo (¡con suerte!). Por lo tanto necesitaremos a la fuerza usar filtros de densidad neutra (ND) para poder alargar el tiempo de exposición. Y no hablamos de un filtro ND de dos o tres pasos, necesitaremos al menos uno de diez pasos. Y aún así podríamos quedarnos cortos…


Imaginad que hemos calculado que el tiempo de exposición de la fotografía que queremos hacer, sin ningún filtro es de 1/125 segundos. Si entonces ponemos un filtro ND de diez pasos delante conseguimos alargar el tiempo de exposición hasta ocho segundos.


Si lo que queremos conseguir es tener unas estelas de nubes muy largas o un mar totalmente en calma (sedado), esos ocho segundos no son suficientes. Pero si añadimos otro filtro ND de seis pasos al de diez, tendremos un "supe filtro" ND ¡de dieciséis pasos!, lo que nos alarga entonces el tiempo de exposición hasta los ocho minutos. Este tiempo sí es adecuado para obtener los efectos que hemos comentado. Que no os asuste el tener que comprar filtros si no los tenéis aún, más adelante os contaré cómo empezar a disfrutar de esta técnica gastando ¡muy poco dinero!


Ah, y por último pero no menos importante, un programa de edición fotográfica como Photoshop o similar que permita procesar por zonas.


Parece algo complicado…


¡Pues nada más lejos! Que no os asuste el tener que usar filtros, calcular tiempos de exposición, etc…


Si te gustan este tipo de fotografías, disfrutarás mucho creando tus propias imágenes L.E.D. y viendo los resultados tan espectaculares que puedes obtener en poco tiempo. En posteriores artículos os contaremos cómo preparar una sesión, los pasos a seguir durante ella, cómo procesar una imagen de este estilo…


Todo lo necesario para que llegues a dominar la técnica y ¡crear tu propio estilo!


¿Y tú, te apuntas a la L.E.D.?


Fuente: DZoom

3 vistas0 comentarios